Olvidé mi teléfono... y comencé a disfrutar del mundo que me rodea.